lunes, 21 de septiembre de 2015

Amigos

Llegaba tarde, siempre llegaba tarde, no podía remediarlo era impuntual por naturaleza.
No importaba que hubiera gente esperándolo o que lo engañaras quedando una hora antes, siempre terminaba siendo el último y tarde. 
 
Estábamos cansados, así que urdimos un plan, un pequeño escarmiento para que aprendiera. Pero se nos fue de las manos. Debe ser lo que pasa cuando llevas tanto tiempo molesto por algo, que cuando por fin actúas, no lo haces con consecuencia sino con el rencor que llevas tiempo guardándote.
Ahora este pequeño grupo de cuatro ha sufrido una baja, a consecuencia hay un pacto no escrito por el que deberemos guardar un secreto, si esto se revela podríamos sufrir las consecuencias. 
 
Día 0 
 
Sara tenía que entrar en su casa una vez él saliera para ir a correr. Lo bueno de llevar siendo amigos después de tantos años es que conocíamos a la perfección nuestras rutinas. La idea era alterarlo. Ella llevaba unos meses trabajando de comercial de productos farmacéuticos y tenía acceso a muestras gratuitas, esa semana se guardó una de un producto nuevo que intentaba abrirse mercado, Motivaman. A las 7:06 ya estaba dentro del apartamento, tenía que disolver las pastillas en los alimentos y bebidas que encontrara. Su suerte fue mucha ya que nada más entró vio que Oscar se había dejado el desayuno preparado en la barra americana. A las 7:19 salía sin problemas.
 
Pablo lo tenía más complicado, esperó en el aparcacoches de su edificio que no hubiera nadie que pudiera delatarlo, era un edificio antiguo por lo que no contaba de seguridad ni cámaras. A las 08:07 estaba entre los muros de la plaza número 39, a las 9:02 salía de allí con el objetivo cumplido, las cuatro ruedas del todoterreno pinchadas.
 
Mi parte del plan era la más fácil, aprovechando el grupo del WhatsApp donde estábamos los cuatro debía enviar un mensaje diciéndoles que necesitaba verlos con urgencia, si podía ser para comer ese mismo día a la una, donde siempre. Casa Julio era nuestro santuario desde la universidad.
 
A las 09:21 todos habían aceptado.
 
A las 10:35 debía volver a enviar un mensaje pero esta vez privado. – Mira Oscar lo siento, sobretodo por decírtelo así, pero no aguanto más. Una amiga de una amiga me ha dicho que ha visto a tu novia Elena en varias ocasiones y con una actitud muy cariñosa con otro tipo. Ahora no puedo hablar, por eso no te he llamado, en la comida te cuento detalles.
 
Nosotros habíamos quedado un poco antes a las 12:45 para comentar la broma y reírnos de como le habría ido el día al pobre Oscar. A las 13:23 seguía sin aparecer, pero nosotros seguíamos riéndonos como niños por la ingenioso del plan y que todo había ido sobre ruedas. Pedimos una segunda ronda y con el toque del alcohol empezamos a quejarnos de que era imposible que Oscar cambiara. Que siempre sería el último en llegar, aunque fuera a su propia fiesta. Ni con ayuda externa de medicamentos, ni con noticias impactantes, ni nada. A las 13:40 empezamos a preocuparnos, le habíamos enviado varios mensajes, llamadas y no sabíamos nada de él. Tal vez nos había descubierto y estaba enfadado. Así que pagamos la cuenta y nos disponíamos a ir a su casa, cuando a las 14:01 recibía una llamada de un número desconocido.
 
-     Hola buenas tardes, le llamo del hospital central, es sobre el paciente Oscar García Requejo. Le llamo a usted porque los datos que nos constan en su histórico son antiguos y el teléfono de contacto que sale es inexistente. Revisando su teléfono móvil usted es la primera de su lista. Le informo que el Sr. García ha fallecido, si pudiera informar de ello a sus familiares más directos… para que…

De ese momento solo recuerdo que no hablé, que solo escuché lo que me decía aquella mujer. Por lo que explicaba había sufrido un ataque de corazón. Entrando por su propio pie a urgencias a las 09:45 con síntomas claros de un ataque, le hicieron las placas y en las primeras pruebas se le detectó una anomalía congénita, habían conseguido controlarlo pero mostraba muchos cuadros de ansiedad y nerviosismo. Hablaba de varios problemas que le habían surgido durante el día. Cuando parecía que estaba estable a las 10:50 sufría un último ataque. En la sangre le habían encontrado un medicamento que era totalmente perjudicial para el caso, finalmente no pudieron hacer nada por él.

Ah se me olvidaba soy Alba y este es nuestro día 0. Como te he dicho al principio nadie debe saber lo que hemos hecho, así que yo de ti guardaría el secreto.

 
 

22 comentarios:

  1. Shhh... tranquila que de esto no se entera nadie, jeje

    Buen relato, Irene.
    Hay que tener cuidado con las bromas...

    Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que ir con mucho cuidado sino mira... shhh
      Muchas gracias Flora, :)

      Besos!!!

      Eliminar
  2. Muy buen relato irene.............Si hay que tener cuídado.. Besitos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Maríjose es que a veces se nos va de la manos... ;)
      Gracias y muchos besitos!!!

      Eliminar
  3. Vaya con la broma que le gastan los amig@s jaja, y lo mejor es que no parece que les vaya a fastidiar la vida si piensan guardar el secreto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un secreto que tod@s debemos guardar.. Que ya ves como las gastan! jajaja
      Gracias, :)
      Un abrazo!

      Eliminar
  4. Por suerte soy maniática de la puntualidad jajajaaaaaaaaa

    genial

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor, mejor que nunca sabe uno con quien se rodea, jajaja
      Gracias María, :)

      Besitos!!!

      Eliminar
  5. Qué buen relato, Irene!! Interesante de principio a fin :)

    Creo que este grupo de amigos aprendió la lección por las malas y a un precio altísimo. La mala suerte y una serie de casualidades actuaron en su contra y, sobre todo, en contra de Oscar. Me ha encantado!!

    Besitos de martes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Julia, ;)
      Si el pobre pagó las consecuencias, por un pequeño escarmiento que se les descontroló a los 'amigos'. Si es que... no se puede hacer según que bromas... ;) Ahora ya nada será igual, shhh...

      Besitos!!!

      Eliminar
  6. Buenísimo el relato Irene!! Todos guardaremos el secreto!! Jeje
    Besin ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, si, si, mejor que esto no salga de aquí, :)
      Gracias Virginia.
      Besitos!

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Gracias José, me alegro que te guste, :)
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. A veces las lecciones de la vida se aprenden con dureza, y eso de una amiga de una amiga.... Buen relato Irene.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que cuando escuchas una amiga de mi amiga, eso ya... deja al descubierto una realidad inexistente, :)
      Muchas gracias Mila.
      Besos.

      Eliminar
  9. Sólo puedo decir que se me aceleró el corazón.. debe ser porque ese tipo de bromas pesadas no son de mi agrado, considero que el tema de la puntualidad es la cosa más tonta por la que alguien se pueda molestar.. pues muchas circunstancias pueden ocurrir entre dos puntos distantes en el plano físico, pero desde que se inventó el tiempo todos quieren quedar a una hora precisa, cuando antes era distinto, todos quedaban era en el lugar, sin hora, sin tiempo.. sólo disfrutar del espacio...
    Buen relato!! me hizo reflexionar, ahora llegaré tarde a todos lados aajajajaja saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suena un poquito mal decirlo pero.. me alegro que mi relato te haya acelerado el corazón, jijiji!
      Bueno yo no soy muy quejica con los impuntuales, pero hay algunos que.. quedas a una hora y te aparecen casi al final de la fiesta.

      Buena reflexión ¡la revolución del tiempo! Besitos.

      Eliminar