lunes, 7 de septiembre de 2015

El Hit

Era obsesivo, lo sabía, era plenamente consciente que era retorcidamente monomaníaco.
No podía evitarlo, por mucho que lo intentara al final terminaba obsesionándose con la manera de no obsesionarse. Y la rueda seguía, no existía fin.
Su casa impecable, todo en su sitio ni una mota de polvo, bien desinfectada, cd’s clasificados por el alfabeto. La ropa, ay la ropa, debía estar por tamaño y color y no permitía que nadie interfiriera en su orden. La comida era escrupuloso, solo comía lo que él mismo cocinara, claro está que usaba sus propios cubiertos. Todo en un orden meticuloso, como si de una casa de catálogo se tratara.
Cuando salía de casa comprobaba que hubiera cerrado la puerta contando mentalmente veintinueve veces, si se descontaba volvía a empezar. Y miles de rutinas de las que se había acostumbrado como certeras.
Eso le había llevado a que nadie aguantara convivir con él. La verdad que no le importaba, su causa era justa en su cerebro, aunque una vocecilla interior le decía de vez en cuando que todo aquello no era normal, pero no podía luchar con esa fuerza.
Pero estos últimos años todo había empeorado, su última adquisición era gravemente voluble, le perjudicaba tener controladas a las otras.
La odiaba, la odiaba con todas sus fuerzas, durante el día no se mitigaba y durante la noche se reproducía mil veces en su cabeza sin dejarle dormir. Sobretodo durante periodos estivales, donde por causas incomprensibles para él había muchas.

Na, na, na, na, na.. una y otra vez sin fin, na, na, na, na, na…
 
No podía soportarlo más, tenía que erradicar el problema. Sonrío, ¡claro que sí!, como no lo había pensado antes. Cogió una aguja de punto de cruz y zas se perforó los oídos.
 
Ya nunca más tendría que escuchar un hit del verano, na, na, barbacoa, na, na, mayonesa, na, na, bombaaaaaa.
 
 
 


13 comentarios:

  1. Buenisimo, me ha encantado.
    La verdad es que me he visto un poco reflejado...Jajaja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Oscar, :)
      Es mi manera de despedir al verano, jajaja.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Los tristemente célebres TOC tan desconocidos como frecuentes. Bien narrado, aunque he advertido un error: has puesto "celebro" en vez de cerebro. Saludos,compañera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por darte cuenta del error y avisarme por ello, :)
      Un abrazo compañero.

      Eliminar
  3. Ay señor, que brutalidad. Y es que más de una vez nos han dado a más de uno hacer lo mismo. Porque hay temas que son mejores dejarlos en el olvido, y los cantamos hasta la saciedad. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poquito bruto si que me ha salido.
      Pero efectivo, jijiji
      Es que hay canciones que terminarán formando parte de nuestra genética. :)
      Muchas gracias María, besitos.

      Eliminar
  4. No no no, me estaba imaginando al personaje tipo "Monk" el detective aquel que tenía una serie de televisión, y acabas con la mayonesa, que perforó los tímpanos de vete a saber cuántas personas como yo jaja. Bueno, un buen microrrelato con un final bruto, esperemos que no se perfore los oídos 29 veces jaja.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. No no no, me estaba imaginando al personaje tipo "Monk" el detective aquel que tenía una serie de televisión, y acabas con la mayonesa, que perforó los tímpanos de vete a saber cuántas personas como yo jaja. Bueno, un buen microrrelato con un final bruto, esperemos que no se perfore los oídos 29 veces jaja.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mayonesaaaaa (si es que a mi mente viaja hasta la coreografía) nooo! jajajaja
      Muchas gracias por pasar y comentar, :)
      Un abrazo.

      Eliminar