domingo, 18 de octubre de 2015

Colérico

Gabriel tenía un serio problema con el olor que desprendía el humo del tabaco. Le provocaba arcadas, mareos y este descontrol hacia su persona, se materializaba en episodios de ira.

No comprendía la razón, así que para averiguarlo se trató con varios profesionales. Hipnosis, acupuntura y toda clase de terapia que existiera, la hizo. Pero nunca dieron con la raíz del problema, a consecuencia durante muchos años tuvo que llevar una vida recluida.
Con la ley antitabaco vio la luz, por fin podría vivir como el resto de mortales. Hasta ese día.
23:00 h - Bar bocanada
-     Carlos cada sábado la misma historia, haz el favor de apagar el cigarro de una vez. No quiero tener problemas con la policía.
 
-     Me niego, que vengan y si tienen cojones que me multen, a mí nadie me dice que es lo que tengo que hacer.
Gabriel respiró profundamente y con un control aletargante le dijo:
-     El señor le ha dicho que lo apague.
 
-     Lo lleváis claro, hahaha.
 
-     Respuesta errónea amigo.
Pulsado el botón, no quedó de ese tipejo maloliente más que la mueca de una última calada.
Porque sí, el tabaco mata.
 
 
Concurso de microcuentos ‘’MICROTERROR IV’’, en EL CÍRCULO DE ESCRITORES.

34 comentarios:

  1. Me acabas de dar un motivo más para dejar de fumar. Ains, maldito vicio.
    Un besito. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro si te sirve para dejarlo, piensa que Gabriel anda suelto, ;)
      Besos!!!

      Eliminar
  2. Jajaja yo no fumo así que me libro de morir ahumado.... A no ser en una barbacoa.
    buen relato y conciso mensaje para los que adoran fumar.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Francisco, :)
      Si que ha quedado un mensaje claro, jijiji
      Besos!

      Eliminar
  3. Menos mal que dejé de fumar hace ya unos años. Sé que es malo, que no se puede obligar a los demás a soportar tus humos. Lo sé todo... pero qué rico es un cigarrito en según qué ocasiones. Muy buen relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, si, menos mal que nunca se sabe... jeje
      Me alegro por ti sé que es muy difícil dejarlo, :)
      Muchas gracias Rosa, un abrazo.

      Eliminar
  4. Muy bueno Irene, ahora me lo pensaré bien a la hora de encender un cigarrito jeje!!
    Besin ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja ay Virginia, si mejor piénsatelo muy bien, :)
      Besitos!

      Eliminar
  5. Qué bueno, Irene!! Confieso que yo que no soy ni he sido nunca fumadora hubiera querido tener un botoncito de ésos alguna vez. No hay cosa que odie más que comer entre humo ajeno...
    Además tu relato es una forma de aconsejar amablemente a los fumadores que mediten sobre su vicio jajajajaja.
    Un besito!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Julia muchísimas gracias, ;)
      Bueno... amable, amble creo que tampoco he sido, jajajaja
      Es más bien un ultimátum, jajaja
      Muchos besitos!!!!

      Eliminar
  6. Por algo siempre se ha dicho que el tabaco mata, jajaaj.
    Un micro de final con un buen consejo para los fumadores.
    Corto y con mucho talento.

    Un beso Irene.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que Mila el tabaco es muy malo, mira como Gabriel bien lo sabe... jijiji
      Muchas gracias por tus palabras, besitos!!! ;)

      Eliminar
  7. ¡Me has matado con mi personal terror y gozo prohibido! ¡No sin mi cigarrillo!
    jajajajaja... Un micro horrorosamente divertido y ¡Ala! Me voy a echar un pitillo... ¡Mañana lo dejo!
    Genial, Irene. ¡Abrazo, Compañera! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como lo dices casi suena a clandestinidad, jajaja!!!
      Si, si yo de ti lo dejaba... hay mucho Gabriel suelto y con poca paciencia, jajaja
      Muchas gracias Edgar, un abrazo!!!! :)

      Eliminar
  8. Irene, mezclas horror y acidez social con gran maestría. La divina providencia nos libre de los Gabrieles. Me encanta como en la cabalgadura de tu sensible pluma nos llevás a recorrer los diferentes territorios del andar humano. ¡Sos una genia, amiga! Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias José Ángel, :)
      Al final parece que siempre te digo lo mismo, pero con tus comentarios me salen unas alas gigantescas, te lo agradezco!!!
      Besos!!!

      Eliminar
  9. Genial. Más de una vez me hubiera gustado tener ese botón. Aunque he de decir que he sido muy tolerante con los fumadores, no soporto que la gente que quiero, lo haga.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias María, :)
      Ese botoncito es peligroso, mejor lo guardamos, jeje
      Besos!!!

      Eliminar
  10. De mucho gusto, amiga...aunque soy un fumador empedernido, está muy bien expuesto el asunto.Placer en leerte.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias José, :)
      Me alegro que te haya gustado.
      Un abrazo!!!

      Eliminar
  11. Qué lapsus Irene, pensaba que había dejado un comentario en tu micro y menos mal que he entrado para releerlo jeje. Me gustó la agresividad que muestra Gabriel en las líneas finales, en las que deja patente que hay que respetar la ley antitabaco por lo civil, o por lo criminal... :P ¡Un micro muy interesante! ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias José Carlos, me alegra mucho que hayas vuelto a entrar para releerlo, me hace muy feliz, :)
      Es que Gabriel es mucho Gabriel, pero oye que las leyes se deben cumplir, jijiji (sino tranquilos que ya se encarga él)
      Besos!!!

      Eliminar
  12. Fenomenal Irene.
    Buena reflexión, para hacernos pensar a todos los fumadores.
    Mira que tenemos muchos miedos, pero respecto al tabaco ninguno hasta que ya es demasiado tarde, y alguien pulsa ese boton que dices...Jajajaja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Oscar, :)
      Si es un miedo silencioso y letargoso pero se le debe temer.
      El botoncito es peligroso, jijiji
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Muy buena forma de librarse de los malos humos. jejeje Muy bueno Irene Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mercedes, :)
      ¡Fuera humos! Besos.

      Eliminar
  14. El justiciero nicotina. Muy bueno!!!
    Saludo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca mejor dicho, le pega mucho 'el justiciero' jijiji
      Muchas gracias Mª Jesús, :)
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Me alegro de haber dejado de fumar, más que nada porque sé que más de uno me hubiera matado a mí, jajaja.
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja vaya que sí Sue, ya no estarías segura.
      Me alegro por ti, ;)
      Besitos!!!

      Eliminar
  16. ¡¡Irene!! ;)
    Ainnns... Yo también habría dado mucho por tener un Gabriel al ladito de vez en cuando u.u Y no porque sea fumadora, sino porque soy asmática y recuerdo lo mal que lo pasaba en los garitos cuando solo veías humo tras el que se escondían personas ;((((
    ¡¡Tienes que patentar el "Botón de Gabriel"!! Pero en versión mini, para que todos podamos llevar uno en el bolsillo... ;P
    ¡¡Muchísimos Besitines!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Campanilla!!!! ;)
      Quizás si que lo patente, pero a menor escala... que veo mucho peligro suelto, jijiji
      Así como en pequeñas descargas eléctricas... ay, ay, demasiado relato oscuro ando leyendo y me estoy transformando, jajaja
      Muchos besitos!!!!

      Eliminar
  17. Me ha encantado, Irene, muy bueno. Yo soy ex fumador compulsivo y ahora voy con mi cigarro –pipa, casi–electrico todo el día. He sustituido una cosa por otra, aunque ahora mi humo es vapor y puede oler a fresa, jeje. Pero admito que en algunos momentos me hubiera gustado tener un botón similar, jeje ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces si puede oler a fresa lo damos por válido, jijiji
      Pero solo por eso....
      Me alegro que lo dejaras sé que es muy difícil, :)
      Muchas gracias Ramón por pasarte y comentar, un fuerte abrazo!!!

      Eliminar