viernes, 6 de noviembre de 2015

El vínculo


-     Te di permiso para que le compraras algo a la niña, pero eso no. ¡Es monstruoso! 

-     Venga Begoña siempre estás igual ella lo escogió, que más da. Andrea debe crecer con sus propias convicciones, no por las que le interpongas tú. 

-     Siempre contradiciéndome normal que después nunca quiera obedecer, se lo permites todo. Y mañana qué, querrá llevarse ese muñeco infernal al colegio y seguro que todas las madres me critican, ¡como se nota que tú no lidias con ello! 

-     Así que es eso, el que dirán. No dejas que la niña crezca libre, todo es apariencia para ti. 

-     ¡Lárgate!  

Y lo hizo, cada vez que las cosas se ponían feas su padre cogía la puerta y se marchaba, el drama no iba con él. 

-     Mañana nos desharemos de esa cosa, y no me importa como te pongas irá directa la basura.  

-     Pero mamá en la feria ella me encontró y me dijo que quería estar conmigo. 

-     ¿Ella?, ¿Tu padre? Él nunca está, no seas chiquilla y ahora vete a dormir, hoy no cenas.  

Llorosa se fue a su habitación, se acostó en la camita y abrazada a la calavera le dijo muy bajito al oído. 

-     Si mamá dejará de estar siempre enfadada seguro que podrías quedarte.  

Al día siguiente encontraron el cuerpo sin vida de Begoña, y como si de una muerte dulce se tratara, en su cara se reflejaba una inquietante sonrisa.

 


Fotografía: +CARLOS M

22 comentarios:

  1. Estupendo relato, Irene. Recuerdo haberlo leído cuando lo presentaste al concurso y me parece genial que lo subas al blog, sería una pena que se perdiera!!

    Tengo la sensación de que el nuevo juguete es mucho más que una muñeca. Pobre Begoña, ella no lo sabía... Muy bueno!!

    Besitos y estremecimientos de viernes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Julia, ;)
      Si la pobre no lo sabía, estoy segura que si llega a saber de que va la acepta sin problema.. ya que ahora no creo que puedan librarse de ella, jeje
      Muchos besitos!!!

      Eliminar
  2. Coincidiendo con el comentario de Julia, me parece muy bien que hayas subido el relato al blog, fíjate que yo escribí el del concurso de edupsique pensando igualmente en subirlo aunque ya con algunos retoques jeje.

    Como ya te dije tiempo atrás, una inquietante historia donde un deseo inofensivo de la niña es interpretado de forma sádica por la muñeca.

    ¡Un beso Irene!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias José Carlos, :)
      Uno debe ir con cuidado cuando dice las cosas, que siempre se pueden malinterpretar o llevarse a un terreno terrorífico como en este caso, jaja
      Besos!!!

      Eliminar
  3. Me resulta muy bien logrado, amiga. Estupendo!

    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias José, :)
      Agradezco enormemente el comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Poder que tiene la muñeca, dueña y señora de la casa se ha hecho.
    Un estupendo relato que recuerdo de leerlo en Edusique. Está estupendo Irene, con esa carga de terror paranormal, bien definido.

    Besos y que tengas un buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mila, :)
      Si la muñeca ya nadie podrá sacarla de esa casa o de cualquiera donde esté la niña... mucho cuidado, :O
      Muchos besitos y agradecimientos!!!

      Eliminar
  5. ¡Que miedo! Un relato bien hilado en su concepto que consigue su propósito: poner los pelos de punta y evitar comprar calaveritas.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Francisco agradezco el comentario, :)
      Menos mal que Halloween pasó, jajaja
      Besos.

      Eliminar
  6. Hola que tal Irene, soy nuevo por aquí y déjame decirte que me ha encantado tu relato y tu blog =D
    Me gustaría que puedas pasar por el mio y darme tu opinion, saludos y que tengas un excelente fin de semana, cuídate mucho =)



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola j trejo, :)
      Muchas gracias por el comentario, si claro te añado a mi lista de lectura y me paso en breve a hacerte una visita.
      Cuídate!!!

      Eliminar
  7. UN RELATO,TIERO,NOSTÁLGICO Y MEDIO TERRORÍFICO.PERO BIEN CARACTERIZADO LOS PERSOAJES.me dio pena la incomprensión hacia la niñita.Muchossaludos para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Edith, :)
      Si la verdad que el problema de los padres siempre terminan pagándolo los niños, pero en este caso hay una muñeca terrorífica a la que se le debe tener un poquito de miedo ya que actúa por su propio beneficio.
      Un abrazo!!! :)

      Eliminar
  8. La verdadera malvada de la historia es la niña, por hacerle comentarios indebidos y cargados de cizaña a su muñeca. Porque como se sabe, la mayoría de las muñecas están poseídas, y gustan de complacer a sus dueñ@s.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Julio David, :)
      Quien haya visto la película Annabelle bien lo sabe, jeje
      Un saludo.

      Eliminar
  9. Ya lo leí en el concurso. ;) Sigo opinando igual, muy chulo. ;)
    Besito. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Soledad, :)
      Me alegra que te siga gustando, besos.

      Eliminar
  10. El terror sobrenatural que albergan los muñecos siempre ha sido un recurso extraordinario a la hora de hilar tramas de horror entre los más pequeños de la casa y los adultos (normalmente, sus progenitores). En este micro lo has bordado, has hecho un excelente uso de esta inquietante y demoníaca figura inanimada que tan solo cobra vida para causar el mal. El título es perfecto.
    Muy bueno, Irene.
    ¡Abrazo, Compi de Letras! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Edgar por tus palabras, :)

      La verdad que los muñequitos siempre dan grima, a mi personalmente las de porcelana me dan auténtico pavor, :O
      La del relato sabe bien que es lo que quiere, y es un vínculo con la niña, sea como sea lo conseguirá.

      Un fuerte abrazo compañero!!!

      Eliminar