martes, 15 de diciembre de 2015

Teatro

 
 


Se ensombrecían creyéndose querer, años llenos de falsas sonrisas.
Con una monotonía desempeñada a la perfección, siguieron un trayecto que los llevó hacia lo correcto, pero solo consiguieron alejarse cada vez más.  

Cristina lloraba sin ninguna razón, la pena la nublaba.
José empatizaba con la rabia de otros, frustrado por sus propias necesidades.
Se volvieron unos desconocidos, entre sueños corroídos de recuerdos sin valor. 

Aquel viaje les abrió finalmente los ojos, las vendas cayeron entre las mentiras de una vida perdida. Miserables por quedarse, cobardes por escapar.
El sacrificio del amor no ha de ser así les decía el corazón.

Un hermoso pasado se ensombreció, y con él su brillo.
Nostálgicas presencias de una vida llena de memorias donde nunca se quisieron como debieron, pero si como correspondía.

Allí estaban observándose, siendo fuertes para encontrarse.
Rechazando el sendero con sentimientos francos.  

Una última conversación acabaría con la función de sus vidas.
Finalizada volaron bien lejos, a un destino repleto de nuevas oportunidades.
 
 
 

26 comentarios:

  1. Que bien relatado el desencuentro, el desamor el final de una relación en la que ya, todo era puro fingimiento y teatro. Llegados a este punto, cuanta tristeza despliegan tus renglones.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Francisco me alegra tu comentario, ;)
      Espero que el final quede la posibilidad de seguir, y no la tristeza del fracaso.

      Besos y feliz día, :)

      Eliminar
  2. Has recreado de maravilla el final de una relación y su larga agonía, con una narrativa fluida y una prosa muy poética. Me ha encantado. Mil besos, Irene

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me encanta que te haya encantado Chari y sobretodo tus palabras, muchas gracias!!!
      Muchos besos, :)

      Eliminar
  3. Preciso, crudo, perfecto, una muestra más del enorme vuelo de tu pluma, Irene. No me cansaré de repetirte que disfruto mucho leyéndote.
    Un beso, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo no me cansaré de decirte que me encanta leerte y saber que estás José Ángel y tus letras que esas nunca falten, :)
      Besos!!!

      Eliminar
  4. Ayyyy que bonito, Irene me ha encantado. Un momento amargo descrito con suma belleza. Y la música que lo acompaña muy apropiada. Genial.
    Me ha encantado.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias María, me alegras ;)
      Un final pero con la puerta abierta a un principio y seguir, siempre seguir.
      Muchos besos!!!

      Eliminar
  5. Genial, Irenita. El final es para enmarcarlo. ;)
    Un abrazo gordo. =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sole, ;)
      Es que sin ese final la historia no cuenta, :D
      Muchos besos!!!

      Eliminar
  6. Me ha gustado esta entrada mucho y la canción que lo acompaña me resulta familiar. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Julian, :)
      Agradezco que te pases y tus palabras.
      Creo que sé porque te resulta familiar, ;D (pero la has quitado del blog, ¿no?)
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Me ha gustado esta entrada mucho y la canción que lo acompaña me resulta familiar. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Cuando se descuartiza este cadáver del desamor y la falsedad, ya no queda en el alma ni tan siquiera un atisbo de vida para recordar aquella última conversación.
    Gracias amiga Irene por esta nueva historia adornada copn ese tema de Birdy que me encanta.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por el comentario amiga, :)
      Si los finales cuando no queda nada ni siquiera un recuerdo del pasado suelen ser dolorosos.
      Pero no se debe uno anclar en un amor inexistente, hay que seguir adelante.

      Muchos besos y feliz día!!! :)

      Eliminar
  9. Qué triste y a la vez qué esperanzador, Irene. Quiero pensar que el tiempo perdido viviendo una mentira vacía de amor, es el precio que tuvieron que pagar para tener el valor suficiente. Seguro que aprendieron la lección y que en lo sucesivo su escala de valores cambiaría.

    Un relato muy bueno, hace pensar en las mentiras que a veces nos empeñamos en vivir sin necesidad...

    Un besito enorme, Irene!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los finales siempre son tristes pero debemos encontrar un atisbo de luz para seguir nuestro camino, la vida nos da mil oportunidades por las que merece continuar.

      Anclarse en una relación que solo nos acabará por reportar dolor es un error, es muy difícil dar el paso pero necesario.

      Muchísimas gracias Julia, ;)
      Besitos!!!!

      Eliminar
  10. El amor los liberó cuando comprendieron que nunca se amaron más allá de lo que representa la misma palabra. Creían amarse, pero en verdad vivían la rutina de un amor que desconocían.

    ¡Un buen relato Irene!
    Besos;).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto Mila, creían lo que significa el amor pero no lo sentían eso les hizo ser desdichados, hasta que al final comprendieron que tenían la oportunidad de volver a empezar.

      Gracias!!! Besitos, ;)

      Eliminar
  11. La vida es como una obra de teatro. Somos actores que nos toca interpretar un papel que a veces detestamos. Comedias, tragedias, etc. Pero un buen actor debe actuar asumiendo su rol y con total naturalidad.
    No hay que dejar que el amor se convierta en un sainete ni en una tragicomedia. A veces hay que salirse del guión para intentar ser feliz.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Josep Mª me alegro que hayas vuelto a pasar por el blog, :) muchísimas gracias.

      Intentar ser felices es la clave de la vida, si que nos toca vivir un papel, por la circunstancias, por el enfoque o por como nos vamos desarrollando, pero también debemos luchar porque ese mismo camino no se nos haga amargo, viviendo la máxima realidad en el proceso.

      Lo que precisemos en nuestro interior se externalice en la vida misma.

      Un abrazo, :)

      Eliminar
  12. También es culpa nuestra. Las parejas se emparejan creyendo que estarán toda una vida juntos, anteponiendo la ilusión a la razón; la fantasía a la mesura. Luego viene el desengaño y después el desamor.

    Buen texto, saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar Julio David, :)

      Quizás en este punto no estemos del todo de acuerdo, yo si creo en la eternidad del amor (siempre que sea real) no una ilusión. Este mismo se debe cuidar de la manera que no llegue el día que sin darnos cuenta haya desaparecido.

      Eso sí, cuando no existe un lazo que una a la pareja y eso provoque insatisfacción o dolor se debe avanzar y cerrar la etapa.

      Un abrazo, :)

      Eliminar
  13. Una última conversación acabaría con la función de sus vidas... qué final más chulo!!!
    Aunque triste, debe ser así. Si el amor desaparece o nunca ha existido, esa conversación es necesaria.
    Me ha encantado, muchos besitos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Flora, :)
      Sería más triste para ellos quedarse ligados en una relación rota que nunca tuvo un sentido real.
      Es necesario encontrarse y seguir.
      Me encanta que te encante, jeje besos!!!

      Eliminar