lunes, 8 de febrero de 2016

Acto I

Desencadenas en mí el odio que niego sentir.
Burbuja chispeante cual hedor rechazo
Recelo al verme envuelta en tu eternidad. 

¿Qué será de mí si solo estás tú?
Habitas cual gobernante con un manto de incertidumbre.
Robando el poco tiempo que se guarda como vida. 

Si tú, el que cree que maneja los hilos.
El que arrebata a su paso, tú y solo tú.
¡Maldito destino! 

Tejedor de almas sin escrúpulos.
Sentencio tu rumbo, finalizando en este acto.
Hoy saciaré mi sed. 

Porque sí, ella también habita en mí.
Arrebatos de furia que desgarran las entrañas.
Transformando su ansia en lágrimas proveedoras de vida. 

Entre murmullos revelo su presencia.
Advierto su calidez y la reconozco.
Solo a ella, a la libertad.
 


22 comentarios:

  1. ¿El destino es el final?¿Es el horizonte?¿Es el camino que nos lleva?
    En todo caso no es el destino el que gobierna, es la libertad la que pone el sentido en nuestros pasos, las razones a nuestros pensamientos y las verdades a nuestras decisiones.
    Buena reflexión hecha poema.
    Besos Irene

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La libertad de ser, seguir y sentir.
      Muchísimas gracias Francisco, por este maravilloso comentario lleno de camino.

      Besos, :)

      Eliminar
  2. Espero que la calidez se transforme en ardor de hoguera que supone el triunfo de la libertad. Y que ya no haya murmullos, sino gritos...
    Me ha encantado, Irene, preciosos versos.
    Mil besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Necesidad de gritarla a ella a la libertad y que la hoguera no se apague siendo esta nuestro fuego revelador.
      Me encanta Chari, muchas gracias!!! :)
      Besitos!!!

      Eliminar
  3. Versos que habitan silencios, incertidumbres, recelo ante el destino y que claman por desgarrar el alma entre arrebatos de furia, en una profunda catarsis liberadora por vivir.
    Gracias Irene por este canto a la libertad.
    Besos y ¡feliz inicio de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por un momento se desgarra el alma al verse envuelta en su verdad y el soplo que presta al regreso por fin la hace volar.

      Muchísimas gracias a ti Estrella por este comentario tan lleno de vida agradecida es poco, :)

      Muchos besos!!! ;)

      Eliminar
  4. El destino no es siempre el esperado, y es una incógnita, al acecho de cogerte desprevenida y no saber qué hacer en él. Una vez reconocido La libertad para elegir, se le puede moldear, salir de lo que aparenta no tener salida.
    Un poema que me ha parecido salir de las mismas entrañas de tu Alma.

    ¡Me ha encantado Irene!
    Besos;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mila, :)
      Si tienes razón, al final somos nosotros los que moldeamos el camino, a partir de lo que nos venga o nos encontremos siempre tendremos una oportunidad de cambiarlo en función de nuestra verdad.

      Muchos besos, :)

      Eliminar
  5. Destino contra libertad, un duelo doloroso que a veces tiene lugar dentro de nosotros. Yo espero que gane siempre la segunda, incluso cuando coincidan por mera casualidad en sus propósitos para nosotros... :))

    Qué bonita y apasionada forma de expresarlo, Irene. Un grito convertido en letras que llega alto y claro a nuestros oídos. Me ha encantado!!

    Un besito y feliz martes para tí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también espero que gane siempre la segunda, y que con su soplo nos abrigue de esperanza donde antes habitaron nuestros miedos.

      Muchísimas gracias Julia, :)

      Muchos besitos y feliz día!!!

      Eliminar
  6. Irene , un grito de libertad convertido en poesía siempre hace camino.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Maria del Carmen, a gritar bien fuerte en nombre de la libertad, :)
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Muchas veces nuestras decisiones moldean ese destino; muchas otras es difícil cambiar las circunstancias que nos rodean, pero sin duda la libertad está en enfrentarlo sin caer en el pensamiento de que es dueño y señor de todo.
    Precioso y profundo poema, Irene.
    Abrazo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad Mª Jesús aunque nos encontremos entre las rejas del destino debemos enfrentarnos a él para salvaguardar nuestra propia necesidad.

      ¡Muchísimas gracias!!!
      Un fuerte abrazo, :)

      Eliminar
  8. Andas con unas ganas enormes, terribles, de liberarte de algo, Irene...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Julio David, :)
      Todos buscamos algo en este mundo loco donde la emoción muchas veces anda escondida, necesitada de libertad.
      Gracias, un fuerte abrazo.

      Eliminar
  9. Evocador poema en el que te enfrentas al destino en pos de la libertad. Un grito contra "lo que ha de ser" en nombre de "lo que uno quiere que sea"... Me encanta lo que dices y cómo lo dices. ¡Bravo, Irene!
    ¡Abrazo, Compi de Letras! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Edgar, :) me encanta tu comentario, pero muchísimo!!! :D
      Sí es cierto, una lucha interior que necesita exteriorizarse de algún modo gritándola a ella a la libertad. Con un ¡basta!
      ¡Un fuerte abrazo compi!!!! ;)

      Eliminar
  10. Poco nuevo puedo comentar a estar alturas. Pero quería reconocer tu magnífico trabajo, de verdad, me ha encantado. Mi enhorabuena y animarte a que continúes. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias César, agradezco enormemente tus palabras de ánimo, :)
      Un abrazo.

      Eliminar