jueves, 25 de febrero de 2016

El paraíso

Debí darme cuenta desde un principio de que todo aquello sería un error. Ahora después de todo lo vivido de lo único que soy plenamente consciente es que no existirá el día en que alguien sea capaz de negarle nada.

Solo precisaba de chasquear los dedos y su paso quedaba arrasado, nosotros los corderos la admirábamos y seguíamos en su dirección sin rechistar ensuciándonos las manos las veces que hiciera falta, porque sí los verdugos eran otros.
Yo fui uno de sus maquiavélicos secuaces y obré el mal en su nombre, pero no era solo yo, no, hombres y mujeres caíamos como moscas encandiladas, atraídos cual trepadora de la que es imposible desquitarse.
Recuerdo la noche en la que la conocí, estaba al final de la barra de un garito de los que sabes a lo que vas, me atrajo nada más verla con ese halo de oscuridad que necesita ser rescatada y yo infeliz salvador del mundo fui a por ella. En ese momento empezaron mis problemas.
Y me ratifico en que debí leer entre líneas porque a ver, ¿a quién se le ocurre beber jugo de manzana un jueves a las 11h de la noche? Exacto es extrañísimo, pero lo que más es que insistía e insistía en que yo lo bebiera y bueno le hubiera dado el gusto lo prometo sino fuera porque soy alérgico a los pomáceos, y ante todo está mi salud.
Noté que su apego hacía mí disminuyó substancialmente como si solo por no ingerir ese líquido mortal ya no fuera de su agrado. Así que me esforcé mucho más para que su interés fuera el del inicio, y todo lo que quería se lo proporcionaba. 
 
Ahora me vienen recuerdos que en ese momento me molestaron e irritaron, sobretodo el de un tipo creo que me dijo que se llamaba Adán y de que me hablaba de una serpiente, un árbol y yo que sé que más, lo que si me acuerdo es que insistía muchísimo en que debía marcharme que había escuchado que era inmune a su total control.  

Pero yo ciego de celos, solo podía estar pendiente de ella de cómo lo examinaba y de cómo más tarde me miró a mí. Esa mirada penetrante y llena de odio me provocó un funesto escalofrío que me hizo saber que lo que más tarde me pediría no sería de mi agrado. Y así fue como sus últimas palabras lo precipitaron todo.  

- Debes deshacerte de él. 

En fin que las cosas no pintaron bien desde el principio, y bueno que os voy a contar siempre he sido un tipo listo, busca vidas y desapegado de las necesidades de otros. No fue muy difícil escapar de la situación y quien sabe, quizás cambiando un poco la historia fue la manzana la que me salvó a mí de Eva.
 
 

 
 También lo podéis leer en: https://elpoderdelasletras.wordpress.com/
 

22 comentarios:

  1. Curiosa actualización del paraíso, la manzana salvadora y el narrador liberado de una Eva perversa. Origninal, Irene, saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias mariaÉ, te agradezco el comentario y que te haya gustado.
      Un abrazo, :)

      Eliminar
  2. Estoy con MaríaE, me parece súper original esta nueva versión del paraíso, y, sobre todo, el rol que le adjudicas a Eva, que toma el relevo de la serpiente. Me ha encantado, Irene, felicidades.
    Mil besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Chari, ;)
      En mi versión la serpiente desaparece.. se convierte en un vago recuerdo, jeje
      Me alegro mucho que te guste, :D
      Besos!!!

      Eliminar
  3. Una vuelta de tuerca para el Paraíso y el Pecado Original que todos conocemos. En tu nueva versión no todo es lo que parece y los guiños cómplices al pasado nos arrancan una sonrisa. ¡Me ha encantado, Irene, lo encuentro muy original!

    Muchos besitos de jueves.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Julia, :)
      Me alegro mucho que te parezca original, :)
      He modificado un poquito la historia pero poco... jeje!!!
      Tú por si acaso si te ofrecen jugo de manzana declina la oferta, ;)

      Besitos!!!

      Eliminar
  4. Te superás con cada escrito, Irene, y nos llevas a recorrer los más disimiles caminos, como este en el que con exquisita originalidad le das un tono diferente al pecado original.
    Me encanta lo que escribís :)

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias José Ángel, pero muchas, muchas!!!
      Me alegráis cuando os leo, con todos estos comentarios tan bonitos.. no los merezco para nada.

      Muchos besos, :)

      Eliminar
  5. Temo ser reiterativa, amiga Irene, después de lo que mis anteriores contertulios han comentado, pero no me queda otra opción que felicitarte por descubrirnos a una nueva y primigenia mujer bíblica que sustituye al personaje culpable de la serpiente y su manzana.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Estrella, la reiterativa debo ser yo que siempre termino diciendo lo mismo pero es que de verdad que me dejáis feliz, súper feliz.

      Besitos, ;)

      Eliminar
  6. Un escrito fabuloso, Irene, que capacidad la tuya para crear una nueva versión de lo que originó una "manzana" y convertirlo en una posible salvación para la humanidad.

    Sencillamente genial tu relato, escribes de maravilla.
    ¡Un montón de besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Mila, :)
      En este caso las alergias le salvaron la vida, jeje
      Y menos mal, sino le tocaba una eternidad obrando el mal.

      Muchos besitos!!! ;)

      Eliminar
  7. Muy bien y muy original ,,una versión distinta del paraíso ,,,genial ,,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Mari Carmen, agradezco tus palabras, :)
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Siempre la mujer como culpable y el hombre como víctima.
    Le has dado a la historia un giro diferente a como la conocemos pero la base es la misma: Sois muy malas las mujeres y nosotros unos santos varones en los que provocáis nuestros instintos más primigenios.je,je.
    Estupendo Irene.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja pues también tienes razón al final la mujer siempre la mala, ains... si somos unas santas y lo sabéis, jejeje

      Muchas gracias Francisco, :D
      Besos.

      Eliminar
  9. Genial hstoria, contada desde otro punto de vista. Me ha encantado esa Eva perversa, intentndo librarse de Adán.
    Me ha gustado mucho.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo debió pasar en el paraíso para querer deshacerse de él, jeje
      Muchísimas gracias María, :D
      Besos.

      Eliminar
  10. Una Eva perversa que cambia y le da un nuevo giro ala historia del paraíso. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Maria del Carmen, :)
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Pero mírala ella, transformando el texto original en una escena de bar y petición de asesinato, muy bien planteado Irene :) Adán puede respirar tranquilo porque se ha librado de irse al otro barrio jaja. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabe la suerte que ha tenido Adán, jeje
      Porque mi Eva es un poquito mala, yo creo que todo es por rencores del pasado, quién sabe, ;)
      Muchas gracias José Carlos, :D
      Un abrazo!!!

      Eliminar