miércoles, 9 de noviembre de 2016

El primogénito

Podéis creer o no, lo que sí os confirmo es que si seguís leyendo perderéis esa opción, la de elegir. 

La finca de mis antepasados es una edificación añeja. A parte de mis abuelos, habitan en ella, humedades, ratas y sonidos que son imposibles de identificar, pero que han logrado perdurar en el tiempo y a su manera formar parte del mobiliario. Sillas que se arrastran, canicas que caen, un frío que hiela la sangre depende que sala.  

En el pueblo la conocen como la casona del pacto, yo siempre creí que eran tonterías de gentes retrogradas, con poca cultura, que se aferra con mano de hierro a sus creencias. Ya no. 

Hace unas semanas recibí un mensaje de mi madre, me pedía que fuera a cuidar de los abuelos, no se encontraban bien. Puesto que mi vida está en un stand by infinito, era sin duda la persona idónea para el cargo. Ahora sé que todo aquello era una trampa urdida con un fin que no permitía replica.  

Nunca comprendí porque mis padres no los sacaban de aquel sitio que se deterioraba junto a ellos, al fin y al cabo disponemos de una de las grandes fortunas mundiales. Pero acepté, llevaba tiempo sin vida a parte de un sofá que ya era poco cómodo y un televisor sin programación. 

Nada más llegar vi a unos ancianos activos y saludables, supuse que se trataba de una llamada de atención y yo podía iniciar mi cambio dándoles cariño. 

Hasta la mañana de la nota: 

<Hijo, compréndelo. Existe un pacto en nuestro linaje, éste exige que un primogénito perdure en la finca, así el resto goza de sus frutos.
Te lo encomendamos a ti.
¡Ah! No intentes salir, morirías asfixiado o peor exiliado en las sombras. Nosotros estamos bien, no nos busques.>



#ancla2
Comunidad: EDUPSIQUE: Narrativas Multiformes.
Imagen de: Francisco de Goya

30 comentarios:

  1. Me ha encantado Irene, enhorabuena. Espero que tengas mucha suerte en el concurso. Jajaja, madre mía, vaya padres, a eso lo llamo una Una traición en toda regla. Hoy debo de estar un poco de mala leche, jaja, porque creo que hasta deseo que se atragantaran hasta morir comiendo caviar del caro. Un abrazo! ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja ¡Ay! Sí, que tenías mal día, jajaja Pero estoy contigo, ;)

      Muchísimas gracias, compañero!
      Un fuerte abrazo, :)

      Eliminar
  2. Ya te comenté en su momento pero ahora de lo vuelvo a leer y me parece siniestra la encerrona de esos padres y la complacencia ce los abuelos. Familia de temer y rehuir.
    Enhorabuena por tu premio.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una familia egoísta que se presta a cualquier cosa. Y sí, bien lejos.
      Muchísimas gracias Francisco.
      Besos, :)

      Eliminar
  3. Oh, quedó atrapado para siempre!

    Por lo menos esto le dará, al protagonista, una nueva aventura y emoción que, antes de ese día, se encontraba en un perpetuo stand by.

    Tendrá algo, por malo que sea, que contarle a sus nietos.

    Más saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por ahora en la finca está bien solo, ;)

      Muchísimas gracias Julio David!
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. Vaya, qué padres más atentos y cariñosos y que, sobre todo, se ocupan de mantener las costumbres familiares.
    Me sabe mal por el chico pero me lo he pasado muy bien con su desventura.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amor del bueno Josep Maria, un legado que estoy muy segura harán que perdure, jeje
      Muchísimas gracias, me alegro que lo hayas disfrutado, :)
      Un abrazo!

      Eliminar
  5. Hola Irene, me he quedado im-pactada, si por un momento creía que era el cuadro ese que Zeus se come a su hijo, lo vuelvo a ver y he visto que no (aunque es siniestro) chica qué bueno. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Síii, un poquito siniestro si es, :)
      ¡Muchísimas gracias Eme!

      Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  6. Ohhh eso no se hace, vaya padres y abuelos.
    Muy bueno, no lo esperaba, es que hay tradiciones familiares que mejor que no perduren.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, eso no se hace, ;)
      Muchísimas gracias Conxita!

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. Pobre primogénito, de qué manera tan engañosa se enteró de que, en contra de lo que él creía, si era un pacto, y en toda regla.

    Vaya familia tan rara jaja
    Me ha gustado mucho, Irene.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo tenían bien engañado, jeje
      Suerte la nuestra de no tener una familia así, :)

      Muchísimas gracias, Mila!
      Besitos, ;)

      Eliminar
  8. Has dejado encerrado al primogénito por medio de este pacto tenebroso, has culminado este relato de un modo magistral, con el sello de tu perfecta narrativa. Felicitaciones Irene.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al pobre lo han dejado desamparado.
      Muchísimas gracias por tus palabras, Ariel! :)
      Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  9. Una perfecta encerrona para ese primo-génito ¿verdad?... je,je,je..
    Ahora en serio, me ha gustado tu inspiración basándote en ese pacto familiar tan siniestro que a lo largo de la historia ya se aprecia cierto halo de oscuridad, hasta que llega ese giro final y la escena es totalmente aterradora.

    Un placer, amiga Irene, regresar a tu "casa" y dejarte mi huella.

    Muchos besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muuuy primo, jeje
      Muchísimas gracias Estrella, :)

      El placer siempre será mío, y esta casa ya hace mucho tiempo que también es vuestra.

      Besitos!!!

      Eliminar
  10. Produce escalofríos, ¡qué pacto siniestro! Y pensar que es técnicamente posible da más terror aún.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mirna, :)
      Me alegra muchísimo tu comentario.

      Un abrazo, ;)

      Eliminar
  11. Por algo se llamaba "La casona del pacto". Pena que tu pobre protagonista no descubriera el por qué de este nombre hasta que fue demasiado tarde...

    Un relato estupendo, Irene. La trama resulta amena e interesante pero el final es un sorpredente broche de oro. ¡Enhorabuena! :))

    Besitos de domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que sí, que pobrecito... una familia que le importa bien poco sacrificar a un miembro si con ello logra que perdure su riqueza.

      Muchísimas gracias, Julia!
      Besos, :)

      Eliminar
  12. Un relato estremecedor, en el fondo, y bien construido en la forma.

    Un abrazo, Irene.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Ernesto, :)
      Agradezco la visita y el comentario.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  13. Espero que tengas mucha suerte en el concurso :) Me ha gustado mucho este relato.

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Raquel, :)
      Me alegro de tu vuelta!

      Besos, ;)

      Eliminar
  14. Espero que al menos en su lugar de prisión perpetua (o el tiempo que le dure), tenga un sofá menos mullido y una tele con más variedad jaja, porque le han hecho la 3:14 como suele decirse :P ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece que la finca no anda muy acompañada de recursos, ;) No deja de ser una edificación antigua.

      Muchísimas gracias JC!
      Un abrazo, :)

      Eliminar
  15. Desde luego eso es una carga familiar en toda regla, je,je,je Es un buen relato que pienso puedes desarrollar en una historia más larga, seguro que se te ocurre la manera de que pueda escapar, conocer ese mundo fantástico que descubre,... La verdad es que este texto clama por convertirse en una historia mucho mayor. ¡Anímate! Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que sí David, carga, carga jajaja Nuestro compañero Ramón me dijo lo mismo y le cogí la mano, así que intento ponerme y desarrollar una historia más completa, :)

      Muchísimas gracias por comentar y las ideas! A ver que sale... ;)

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar