martes, 15 de noviembre de 2016

Gobernanta

Vísteme con esencia, palabra y vida.
Aléjalo a él, a este dolor que succiona.
Que aumenta, reconforta y atormenta.
 
Que se hace presente en su retrato.
Reclúyelo en su celda sesgada de naturaleza.
Guárdalo entre cajones.
 
Castrador de lo invisible.
Inducidor al horror.
El que asevera aprecio. 
 
Vierte en ti su condición.
Hoy los invoco. ¡Sí!
Claustrofóbicos tormentos. 
 
Os doy aprecio entre caricias.
Cedo el vuelo de la nada que queda.
Arraso y permito el revelo. 
 
En un último hálito que todo acontece.
Pues hoy que no os privo, se me confiere.
Y expiro, porque ya no, no más.
 
 
 

20 comentarios:

  1. ¡Estupendo poema! El primer verso es impactante... ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. No estoy acostumbrada a leerte poemas, Irene, pero también lo haces fenomenal. Este es algo oscuro, transmite pesadumbre, pero aún así está lleno de imágenes hermosas. ¡Gracias por compartirlo con nosotros!

    Un besito con rima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti por comentar Julia, ;)
      Me alegro que te haya gustado.

      Besitos y feliz día!

      Eliminar
  3. Un poema muy intenso; bellas metáforas, ritmo tenso y sereno a la vez.
    Está cargado de energía vital;la que proviene de la conciencia de ser transitorio y frágil, pero perdurable.
    Felicitaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué comentario más bonito, gracias Beba! :)

      Agradezco la visita, vuelve siempre que quieras yo te estaré agradecida por ello.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Es impactante. Transmite dolor que ansía ser superado. Felizidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Encarna, por venir y comentar, :)
      Un abrazo y feliz día!

      Eliminar
  5. Bello poema, Irene. Me ha transmitido la sensación como de rendirse, de "tirar la toalla".
    En especial, me ha encantado ese ceder "el vuelo de la nada que queda".
    Besos y feliz tarde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Chelo, :)
      Tirar la toalla no tiene que significar perder, también puede tratarse de superar. Me alegro muchísimo haberte transmitido y que seas tan generosa para decírmelo, :)

      Besos y feliz tarde!

      Eliminar
  6. Me quedo con esta parte:

    "Castrador de lo invisible.
    Inducidor al horror.
    El que asevera aprecio".

    Vaya que atemoriza!

    Más saludos, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Julio David, voy a empezar a preocuparme si mis letras sólo consiguen asustarte, :)

      Muchas gracias, lindo!
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Hermoso poema, te noto inspirada para cualquier tema, Irene. Me transmitió una superación por combatir el dolor, los tormentos... "no más"

    Me encantó leerte, querida amiga.
    Un montón de besos-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias querida Mila, :)
      Qué bien me comprendes.

      Besitos!

      Eliminar
  8. Me ha parecido fantástico y se nota que le has puesto mucho empeño a la hora de escribirlo.
    Coincido con Julio David en su valoración, ya que es la estrofa donde ese uso de las metáforas acerca del dolor, le confiere un valor lírico de más calidad.

    Muchos besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Estrella, :)
      Agradezco muchísimo la valoración que me otorgas y que te haya gustado.

      Muchos besos!!!

      Eliminar
  9. Creo leer en tus renglones una rebelión de alguien contra algo. Un: -¡Nunca más!- un ¡Basta ya!
    Sentimientos oscuros que agobian al ser y a la esencia. Todos deberíamos ser gobernantes de nuestros sentimientos, los únicos dueños y señores.
    Intensos versos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto Francisco, todos deberíamos ser gobernantes de nuestros sentimientos pero muchas veces estos obran libremente y son imposibles de reprimir.

      Muchísimas gracias, amigo.
      Besos.

      Eliminar
  10. Hola Irene, mi querida amiga de pluma fina, siento dolor y ganas de seguir adelante con las fuerzas de las entrañas, de esa albacea de esa que gobierna la vida. Hay una caricia al dolor en tus crípticas palabras. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ainsss... que preciosas palabras querida Eme. Te las agradezco de corazón, mucho!

      Un abrazo,:)

      Eliminar