viernes, 9 de diciembre de 2016

La enviada


   

Mi nombre es Hipólito, soy el portero de unos cochambrosos apartamentos situados en la barriada del olvido, calle de la desesperanza, s/n, o lo que es lo mismo un subalterno mal pagado que realiza todo tipo de tareas para cuatro inquilinos más apurados que yo mismo. Me defino como un ser despreciable, carente de emociones y como recomendación os pediría que por favor no cometáis el nulo error de odiarme o recelarme, para vuestra desgracia no servirá de nada, mi coraza está salpicada en desgracia.

Disfruto por no decirlo de otra manera del mal ajeno, me complace ver como otros seres incurren en la fantasía de ver progreso, donde yo por el contrario vislumbro miseria y desaliento. Así pues, desde mi pequeña cabina, los observo como caen, lloran, sufren y esos sentimientos de pérdida constante, alimentan un alma negra y perturbada, la mía. 

Hasta que el juego cambió. Para que vuestras mentes logren comprenderlo os tengo que explicar la historia de Elsa, como ya he dicho no soy buena persona por lo que no juzguéis en vano mis actos guardaban sus razones. En aquellos momentos mis excusas eran valiosas armas y los propósitos que movieron las fichas un sustento para la oscuridad. 

Recuerdo la primera vez que la vi, entró en la barraca toda docilidad, de una naturaleza pétrea, un ángel venido a este mundo a amansar el dolor de otros. Me di cuenta enseguida que sería un problema, un futuro que había construido sólido y mordaz en manos de un alma noble.  

Flaqueza extrema, ropas anchas que en su intento de disfrazar mostraban más su delgadez. Un comportamiento huidizo, no me miró en ningún momento, por lo que pude recorrerla a placer. Entonces lo vi, un corte, un rosado y marcado corte en la muñeca derecha.  

¡Oh! Elsa, Elsa...
 
Una rápida firma en el contrato de alquiler y un mundo desaparecido.  

Nunca salía del apartamento, al tiempo lo comprendí. Un tipo osco y desnaturalizado rondaba por la zona, enseguida supe que era peligroso. Pues yo que me regocijo viendo el dolor que se infligen otros, nunca he sobrepasado esa línea invisible que marca la de un trastornado a un sociópata.
Estaba claro que el tipo era impulsivo, inestable y guardaba dentro de él mucho odio. Odio que no había más que reparar, poseía nombre y apellidos.  

En ese momento es cuando cometí la primera falta, no pude controlarme, durante días prometo que intenté acallar las voces que en mi cabeza me incitaban a ello, pero un día no las aguanté más y obré. Requería silenciarlas.

Me acerqué a él, le invité a un pitillo, bocanada a bocanada no dijimos palabra alguna, una vez consumida y lista mi marcha. Lo dije. 

Apartamento 999. 

Curioso número pensaréis, pero no, la intención desde el principio fue justo esa. 

A partir de ese momento, día tras día, el tipo se colocaba delante la puerta de Elsa a esperar su premio, unas veces aporreaba la puerta con insultos y alguna que otra vaga amenaza, otras simplemente aguardaba allí creyendo que ella al no escuchar ruido saldría, pero no, siempre se mantenía escondida. Persianas bajadas, silencio mortífero, ciertamente no estaba disfrutando del proceso. Esperaba mucho más de todo aquello.  

Por lo que tuve que intervenir de nuevo y así cometer la segunda falta. Siendo francos todo aquello de mancharme las manos me tenía en vilo, unas veces sentía que traspasar la línea era toda una proeza que me estaba aliviando de la pesadumbre que corroía mi alma, otras una moral que hasta la fecha desconocía me susurraba que no debía avanzar, que frenara antes de que el goce fuera irremplazable.  

Voces interiores gritaban ¡Regresa! ¡Regresa! Pero no lo hice.  

— Señor, ¿sucede alguna cosa? 

Al advertirme se puso nervioso, casi parecía un crío, un sudor le anegaba frente y cuello, haciendo que el espectáculo fuera realmente asqueroso.  

— Ah, no, no. Es mi novia que… hace días que no sale del apartamento, ya sabe… bueno, estoy un poco nervioso. ¿Cree que podría abrir la puerta? Sólo es para comprobar que está bien, nada más. Por seguridad. 

— Sólo puedo hacerlo si realmente existe un peligro, ¿cree entonces que existe algún riesgo? O por el contrario, ¿existirá? Si es así podría abrir la puerta, pero debería darme una propina, ¿lo comprende no? Sólo soy el portero de este sitio, no puedo tomarme según qué licencias...  

Con el billete en la mano me vi el ganador de la partida. Ciertamente ser el que encajaba las piezas del puzzle nubló el enorme ego que habitaba dentro de mí, pero es que la hazaña me estaba reportando una sensación de felicidad plena.
 
Abrí la puerta, lo que encontré dentro sin duda no era lo que esperaba. 
 
 
 

Allí estaba. Estudiándome fijamente con una mirada severa, su figura antes etérea se había desdibujado para descubrirse ante nosotros con unas cinceladas alas negras que se abrían haciendo de todo aquello un digno espectáculo. Y me esperaba, pues así me lo hizo saber.  

— Por fin te dignas a entrar Hipólito. Sabía que llegaría el día, cuando encontraras una presa tan frágil como la imagen que habías gestado de la condenada Elsa, traspasarías la línea y obrarías con todo el mal que anida en ti. Ahora dime, que pensabas hacer esta vez, ¿mirar o actuar? 

— ¿Qué… qué… es todo esto? - no logré articular más palabras.

— ¡Qué lástima! ¿Viste Ángel? No lo vio venir. Se las ha dado toda su vida de analizar el entorno y esta vez ha sido justo éste el que se lo ha engullido. Siéntate, la tarde será larga querido y tenemos mucho que contarnos. Para empezar, la primera vez que nos vimos.

Miles de imágenes empezaron a pasar por mi cabeza, buscando algún recuerdo que me llevara hasta ella, pero sólo recordaba la firma del contrato, nada más. Veía el rencor, un resentimiento que sin duda iba a terminar conmigo. Sólo quedaba saber más, por lo que la escuché, no abrí boca, ni siquiera cuando Ángel sacó una alforja repleta de artilugios que parecían de otra época, sabía lo que me deparaba pero no tenía miedo, es más, iba a gozarlo. 

— Adelante… explícate.  

— Veo predisposición por tu parte, está bien, no esperaba menos de ti, así que no te haré esperar, empecemos. La primera vez que nos vimos tenías diecisiete años, vivías cerca de aquí, noto que sigues sin reconocerme, he cambiado desde entonces y también he hecho por modificar mi imagen, pelo, ropas, poses, ¿crees que quería ponértelo fácil? ¿No? Vaya que callado, está bien, sigamos… me gustaba verte desde la otra acera, como analizabas y controlabas a las personas que pasaban por este repugnante sitio, su sufrimiento era un bálsamo para tu alma. Y eso amigo, me llenaba de una curiosidad insana, a la vez por no decirlo de censura. Así que me obsesioné bastante con lo que representabas, hasta tal punto que investigué tu infancia, colegios, institutos, por donde hubieras pasado allí estaba yo libreta en mano haciendo preguntas, buscando algún trauma, razón o excusa que pudiera hacerme comprender tu forma de actuar, pero no, no encontré nada. Eres simplemente así, un ser oscuro. Una vez entendido eso, decidí que tenía que buscar la manera de hacerte salir del escondite, piensa Hipólito, piensa, ¿quién soy? 

Se quedó observándome en silencio, esperando una muestra de comprensión, simpatía o reconocimiento, no negaré que ya había averiguado de qué se trataba, pero quería verla encolerizar, eso me proporcionaría fuerza en esta batalla perdida.  

— Te tenía por alguien más inteligente, en fin… tanto tiempo preparando esto para ti, para ver que le pones tan poco entusiasmo. Todo esto hace que me aburra, Ángel cariño, haz que sufra un poquito, ¿quieres?  

De la alforja sacó unas tijeras con una punta corva, en ese momento juro que sí, me asusté, al fin y al cabo no tenía el alma tan muerta como creía.

— ¡Te recuerdo! ¡Te recuerdo! 

— ¡Oh! ¡Vaya! Pareces un animalillo asustado, está bien, lo de cortarte a cachitos lo dejaremos para más tarde, ¿te parece? 

— Sí, sí, por favor.  

— Bien, entonces dime lo que quiero saber.  

— Te veía siempre en la otra acera, sola, sin nadie alrededor. En su momento pensé que eras una presa perfecta, si hubieras vivido en mis dominios, pero teniéndote lejos no podía vigilar todos tus pasos, horarios, así que dejaste de interesarme rápidamente.  

Se acercó a mi como un gatito sumiso y me propinó una bofetada que me hizo sangrar el labio, sin duda el poco caso obtenido en un pasado la había enfurecido.  

— Así pues, ¿no te parecía interesante? 

Sentí que ganaba territorio por lo que seguí mostrándome desinteresado. 

— Como ves, no. 

Bajo pronóstico y con un autocontrol absoluto siguió como si nada.  

— Es una pena, juntos hubiéramos llegado lejos. Me sorprendió gratamente que solicitaras este puesto de trabajo y decidieras quedarte por la zona, ha hecho mucho más fácil mi tarea. Y ha demostrado lo que siempre supe de ti. Así que sólo queda por saber una cosa y es tu confirmación, ¿has traspasado la línea?  

— Antes de contestarte necesito que me lo digas, ¿qué eres? 

— Soy tu ángel de la guarda, siempre he estado cerca de ti, un ángel vengador que rompe con el mal que habita en los humanos y ahora contesta. ¿Has traspaso esa línea? 

— ¿Qué será de mí? 

— Ya hemos perdido mucho tiempo, ¿no crees? Sabes perfectamente que este es tu fin. ¿Y bien? 

— Sí confieso, la he traspasado.  

— Entonces que así sea. Desde este momento la vida que conociste dará a su fin, a partir de ahora deberás buscar a iguales y condenar sus faltas, pues esta será la única manera en la que lograrás redimir y salvar tu oscura alma.   

 

 

35 comentarios:

  1. ¡Guauu! Menudo relato, Irene. Todo un viaje en el tiempo con un castigo a Hipólito con el que redimir sus acciones pasadas. Me ha recordado a César (Luis Tosar en "Mientras duermes"), ese portero que no es que disfrute con la maldad ajena sino que no soporta ver a nadie feliz (te dejo el enlace por si te apetece: http://cheloferrerblog.blogspot.com.es/2012/12/una-del-genero-suspense.html).

    Me ha encantado la trama que has montado con esos tres personajes, ¡genial, amiga!

    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Chelo! :)
      Me alegro que te haya gustado y claro que sí, ahora mismo voy a leer el enlace, (resulta que no la he visto) ;)

      Muchos besos.

      Eliminar
  2. Me has dejado encantada, Irene. Has tratado un tema místico donde lo humano se pierde o se abduce.
    Te felicito por este relato... Muy bien llevado y narrado, con un ritmo idóneo.

    Mil besitos, preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco muchísimo tus palabras Aurora, gracias! :)
      Muchos besitos, guapísima!

      Eliminar
  3. Me ha encantado, sobre todo la calidad literaria que demuestras. ¡Preparada para sorprender! Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Encarna, :)
      Me alegra verte por aquí.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. Un texto de excelente nivel literario con una estructura interna cronológica de final cerrado, y con un argumento que, a pesar de ser lineal, remite al pasado con habilidad para desnudar el núcleo de la historia y llegar al desenlace. Todas las herramientas puestas en juego para lograr una historia de intriga con la intensidad en ascenso y sin rupturas. Es un placer disfrutar de un relato tan bien narrado, me ha atrapado desde la primer línea. Un gran saludo, Irene. Felicitaciones, un trabajo espléndido.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes como me alegro Ariel y te lo agradezco de corazón. Es un gran premio para mí que disfrutéis de la lectura, :)

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. Pobre alma oscura y perturbada de Hipólito, encontró su liberación a cambio de liberar a otros de su propio mal.

    Impresionada una vez más de tu talento para compaginar palabras, y llevarme con tu relato a un escenario casi sobrenatural y que traspasa las fronteras de la realidad.

    Mis sinceras felicitaciones, querida Irene.
    ¡Besos, y buen fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias mi querida amiga, :)
      Por tu aprecio constante, es valiosísimo!
      Tus manos vivifican.

      Muchos besos y feliz finde!

      Eliminar
  6. Muy buen relato. Al principio me desconcertó. Ne di cuenta que la intriga nos llevaba al pasado y con mucha intriga has pasado a un apoteósico final. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Mamen, :)
      Muchísimas gracias!

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. Un relato verdaderamente intrigante, de esos que mantienen al lector pegado al texto y a desarrollo de los hechos. Y por otra parte, un enfoque muy especial de la función de ese ángel de la guarda de seres y almas oscuras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si la lectura ha logrado mantenerte pegado, me alegro muchísimo de ello Josep Maria!
      Gracias por decírmelo, :)

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  8. Me ha encantado el relato Irene. Una intriga muy bien construida y con esos giros que hacen que una historia sea sorprendente y muy original.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ziortza, :)
      Te lo agradezco muchísimo!

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  9. Estupenda historia metafórica donde la maldad viene representada por Hipólito, con una intrigante trama que va desarrollándose en un lenguaje intimista capaz de motivarnos a la reflexión o comprensión de este profundo mensaje espiritual y humanitario al mismo tiempo.

    Felicidades, amiga Irene, por transmitirnos toda la intriga y emoción necesaria como para engancharnos a tu historia.

    Muchos besos y buen fin de semana!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias a ti querida Estrella, por este comentario tan maravilloso que le brindas a mis letras.
      Me alegro enormemente que la historia te haya enganchado y gustado, :)

      Muchos besos y feliz fin de semana!

      Eliminar
  10. Interesante relato, con mucha intriga, ese hombre que no esconde su maldad, se acepta como es y no busca complacencia aunque al final, quiera o no, le toca redimirse buscando a otros como él, buena manera de cerrar ese círculo.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón Conxita no se esconde, es más, nos hace partícipe de ella, pero siempre había disfrutado desde lejos sin sobrepasar la línea. Ahora al hacerlo, deberá redimir sus faltas condenando a otros que son como él.

      Muchísimas gracias, :)
      Besos.

      Eliminar
  11. Te confieso que este es quizás el texto más extraño que te he leído, y no lo digo como algo malo, es decir, dibujas una historia oscura y triste con un personaje retorcido de protagonista. Además, no tenía ni idea de por dónde ibas a salir con el final, por lo que ha sido una lectura totalmente llena de sorpresas.

    Tampoco he visto esa película que te ha recomendado Chelo, pero sí recuerdo algo sobre la trama y un portero algo...peculiar.

    Buen trabajo a la hora de repartir justicia kármica jaja. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suena peculiar eso de texto extraño, pero la verdad es que no sólo lo acepto es que me encanta, :) Y si le suma que ha logrado mantener tu intriga hasta el final, entonces sí que me alegro!

      Sin duda tendremos que ver la recomendación de Chelo.

      ¡Muchísimas gracias JC!
      Un fuerte abrazo, ;)

      Eliminar
  12. Estupendo relato, Irene. Desde luego es un duelo de titanes del Mal. Un justo y redentor castigo es el que ha acabado recibiendo Hipólito. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias David, :)
      Me alegro que te haya gustado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Confieso que he seguido el relato con auténtica fascinación e intriga. Ese ser oscuro vigilado de cerca por su ángel de la guarda; un ángel de la guarda que rompe moldes, porque hasta ahora siempre me representaba a este ser como algo protector y benéfico.
    Genial vuelta de tuerca y un final lleno de metáfora. Me ha encantado.
    Enhorabuena por este original relato.
    Un beso.
    PD. También me quedo por estos lares.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enormes gracias Kirke, me alegra muchísimo tu comentario, :)

      Los ángeles tienen esa ambigüedad, ¿no te parece? Por eso he intentado mostrarlo justo así, como un ser contradictorio que aún reconociendo el bien y el mal, visto desde fuera se ve claramente que escogería el camino oscuro y aún así lucha contra él.

      Estás en tu casa, :)

      Besos.

      Eliminar
  14. Hola acabo de encontrar tu blog, me quedo siguiendote y te invito a mi blog;)

    http://estoyentrepaginas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cristina,
      Espero que disfrutes del blog y las letras que hay en él.

      Saludos.

      Eliminar
  15. Oh! Buenísimo, Irene! Me lo he bebido casi sin parpadear, jeje. Una trama y una forma de narrarlo que te abduce. Felicidades ;)
    Muchos besitos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. GRACIAS Flora, me alegra muchísimo que te haya gustado, :)
      Besitos!

      Eliminar
  16. ¡Hola Irene!
    Siempre es un placer regresar a tu quimérico blog y sumergirme en tus letras, esta vez no ha sido una excepción si no todo lo contrario, me alegra ver que te superas relato a relato.
    Un dibujo del personaje principal alucinante, y no menos increíble la trama y su naturaleza simbólica.
    Un oscuro viaje donde la luz solo se observa en su desenlace, con el castigo, la redención propiciada por ese ángel de la guarda que espera a quien se cree cazador y en realidad es presa de su malévola condición.
    Disfrutar de un texto por su cuidada narrativa, y reflexionar por el potente mensaje que éste anida en su interior, eso me llevo en esta visita a tu rincón de letras.
    Sensacional.
    ¡Abrazo, Compañera! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El placer que lo hagas es mío Edgar, (de verdad, palabra!) ;)
      Me encanta como has captado el texto y sobre todo el valor que le das al mismo, me honra y anima a seguir.

      Muchísimas gracias, compi! :)
      Un fuerte abrazo.

      P.D. he ido a tu página para agradecértelo y no me aparece...

      Eliminar
  17. Me ha encantado, Irene! Vaya pedazo de trama has montado, llena de intriga y giros inesperados! El personaje de Hipólito está muy bien construido y transmites su apatía por la vida, que lo conduce a buscar en su parte oscura para seguir adelante, hasta cruzar esa linea... Es un relato muy chulo, un abrazo compi! ; )

    ResponderEliminar